output zjvPIc
facebook icotwitter icoyoutube icorss ico
updated 1:49 AM UTC, Mar 24, 2017
Noticias:

La Conexión Entre el Cerebro y el Ejercicio

Muchos de nosotros sabemos que el ejercicio es bueno para nuestra salud, pero ¿en qué le beneficia al cerebro hacer ejercicio?

Manes Facundo, Neurólogo clínico y neurocientificos nos explica que toda persona que haya hecho alguna vez actividad física conoce esa sensación tan característica que experimentamos después de un entrenamiento. Gran parte de esa sensación se debe a que nuestro cuerpo produce endorfinas, un conjunto de opioides naturales sintetizados por el organismo que tiene un importante efecto para calmar los dolores y modular nuestro ánimo.

De hecho, las personas que realizan actividades físicas de manera consistente tienen niveles más bajos de depresión, ansiedad e ira.

Científicos de Suecia señalaron que las personas en edad media que entrenan al menos dos veces por semana tienen el 60% menos de posibilidades de desarrollar trastornos cognitivos en comparación con personas sedentarias. Según estudios, este entrenamiento debe ser de, por lo menos 25 a 30 minutos y moderada a altamente aeróbico para producir un verdadero efecto.

Del mismo modo, los programas de entrenamiento físico en pacientes con ansiedad y depresión han probado una mejor respuesta al tratamiento. Así como apoyar la idea de que la actividad física puede actuar como un mecanismo de protección contra los efectos degenerativos del proceso de envejecimiento cerebral. Por tanto al sostener la actividad física como una parte regular del estilo de vida, uno está construyendo una base sólida para la salud cerebral permanente.

Pero si aun tienes curiosidad en saber cómo se logra esos beneficios en nuestro cerebro, el Doctor Estanislao Bachrach, Investigador en biología molecular, neurociencia y la genética, nos comenta que, el cerebro representa entre el 2 y el 5 cinco por ciento del cuerpo, consume hasta el 20 o 25 por ciento de la energía. Uno puede vivir hasta unos 30 días sin comida y cerca de una semana sin agua. Sin embargo, el cerebro está tan activo que no puede vivir sin oxigeno por más de cinco minutos. Si sucediera, muere o puede tener serios daños permanentes. Cuando la sangre no puede llevar suficiente oxigeno hasta el cerebro, se empieza a acumular agentes tóxicos.

Bachrach nos explica qué, un cerebro totalmente sano, puede mejorar al fortalecer el sistema de trasporte de sangre, es decir de oxigeno, y eso se realiza gracias al ejercicio físico. El ejercicio no suministra necesariamente más oxigeno y comida, lo que provee es un mejor acceso al cerebro. El ejercicio incrementa el número y la extensión de todas las arterias y los vasos en el cuerpo, las del cerebro inclusive. A medida que el flujo va mejorando, el cuerpo produce más vasos sanguíneos que penetra cada vez más profundo en todos sus tejidos; es decir, más acceso a la energía y al oxígeno y mejor distribución de la energía y limpieza de los tóxicos que se encuentran circulando.

Los estudios en imagen del cerebro muestran cómo el ejercicio incrementa literalmente el volumen de sangre en distintas regiones del cerebro. Otro de los efectos estudiados del ejercicio en el cerebro es que estimula la producción de un potente neurotransmisor, que mantiene las neuronas jóvenes, sanas y con gran capacidad para conectarse entre ellas, también este factor estimula la formación de nuevas neuronas en el cerebro.

Si en realidad nos preocupa nuestra salud, iniciemos ahora. En nuestras manos está prepararnos para disfrutar nuestro presente con resultados positivos en el futuro. Hagamos ejercicio, nuestro cuerpo nos lo agradecerá pero más nuestro cerebro. Aquí se aplica la frase de “Mente sana en un cuerpo sano”.