output zjvPIc
facebook icotwitter icoyoutube icorss ico
updated 9:37 PM UTC, May 26, 2017
Noticias:

México Pobre

  • Escrito por José Miguel C. Núñez Núñez
  • Publicado en VALOR & IDEAS

El tema económico es una constante entre las y los mexicanos, desde que nuestro país surge como Nación independiente.

En realidad se pierde de vista que la esencia natural de la Economía, es precisamente el manejo de los recursos escasos.

Nunca ha habido todo, para todos.

En ningún país se ha resuelto el problema social de la pobreza, ni aún en los más desarrollados, dicho esto sin el propósito de promover ni aceptar la conformidad con la pobreza, sino más bien con el propósito de reconocer una realidad social que está presente y que ha estado por los siglos de los siglos.

Europa occidental, Canadá, Japón, lograron alcanzar niveles de vida aceptables conforme a la dignidad de las personas, después de la Segunda Guerra Mundial.

Lo que hicieron, fue estimular al Mercado para que generara los productos y los servicios que son necesarios para vivir, no solo para sobrevivir. Y el Estado se constituyó en el redistribuidor de los beneficios generados para ir equilibrando las descompensaciones producidas en el ámbito económico.

Esto es algo a lo que el Estado mexicano se incorporó recientemente, en tanto después de que se resolvió la confrontación bélica entre grupos revolucionarios mexicanos opositores entre sí, después del derrocamiento del porfiriato, el Estado no asumió un papel compensador, en todo caso reasumió el patrimonialismo y paternalismo de la época virreinal, al dotar de tierras ejidales a jefes de familia, recuperando de alguna manera para las comunidades, las tierras de que fueron despojadas las poblaciones, con las Leyes de Reforma.

Por paradójico que parezca, a raíz de la puesta en marcha en México, de las políticas económicas de corte neoliberal, es cuando el Estado mexicano inició con las políticas compensatorias y que hoy suman varios miles de millones de pesos destinados a dicho propósito (Seguro Popular, Próspera, múltiples programas para mujeres y para adultos mayores, entre otros).

Falta ahora, reorientar dichos programas y políticas compensatorias hacia las mexicanas y mexicanos y sus familias, que de verdad requieren y necesitan tales beneficios, en tanto hay quienes se están beneficiando sin ser realmente los destinatarios de dichos programas y políticas, al grado de que hay quienes concentran a su favor, varios de esos programas, en tanto hay quienes ni siquiera alcanzan el beneficio de uno solo de esos mismos programas y además, si necesitando de tales beneficios.

Luego entonces, a pesar de cuestionarse lo que se ha calificado como crecimiento económico “mediocre”, y que desde luego, al igual que en el tema de la pobreza, nadie puede estar de acuerdo con ella, tampoco podemos resignarnos a un crecimiento “mediocre”, tenemos que buscar crecer a un ritmo mayor, y sin embargo, México crece, no al ritmo que se requiere, pero está creciendo y gracias a dicho crecimiento es que se generan los recursos económicos para sostener los programas sociales derivados de las políticas económicas compensatorias.

México crece, cuando economías latinoamericanas que crecieron más que la mexicana, hoy están creciendo menos que México o no están creciendo. Esto es algo que tampoco hemos reconocido y valorado, que si bien México no ha crecido al ritmo necesario, no ha dejado de crecer, “mediocremente”, pero no ha dejado de crecer, y eso, en el largo plazo, es altamente positivo para las mexicanas y los mexicanos.

Porque más, o menos pobres en México, hoy, los pobres cuentan con programas y políticas compensatorias que no existían hace apenas menos de 30 años.

Hace 30 años y hacia atrás, había pobres que efectivamente se morían por no comer bien o por no poder pagar un medicamento y mucho menos un hospital. Y había pobres que se hacían más pobres, al tener que vender lo poco que tenían, para pagar médicos, medicinas y hospitales. Seguramente debe haber casos así hoy todavía, de quienes no han sido incorporados a los programas sociales.

Hace apenas 50 años, en México había millones de mexicanas y mexicanos que caminaban descalzos y que la mayor parte de las vías de comunicación que usaban la mayoría de mexicanos, eran terracerías.

Antes de empezar la década de los 80´s, Tlaxcala capital, solo tenía pavimentadas sus calles del primer cuadro, las demás eran de terracería o empedrado.

Y ya no paso a revisar la situación con servicios como la telefonía; máquinas, como lavadoras y utensilios como las estufas. Y qué decir con las máquinas de escribir y los equipos de cómputo, así como las modalidades de cámaras fotográficas, reproductores de música, la radio y la televisión.

A qué de todo ello tenían acceso las pobres y los pobres de México, ¿hace apenas 50 años? Y todavía ¿hace 40 años? Bueno, todavía ¿hace 30 años?

Si así ha sido, ¿se imaginan el día que México crezca 3%, 4%, 5%?

Desde luego, habrá menos pobres y los pobres vivirán mejor todavía.