output zjvPIc
facebook icotwitter icoyoutube icorss ico
updated 11:15 PM UTC, May 24, 2017
Noticias:

Estancada la Educación en Tlaxcala

Transcurridos más de cien días del nuevo gobierno del priista Marco Mena, en Tlaxcala aún no son palpables los cambios prometidos al interior de la SEPE-USET; hasta el momento no hay movimientos relevantes en los mandos y siguen los mismos vicios que dejó la pasada administración de Mariano González Zarur.

El nuevo secretario de Educación, Manuel Camacho Higareda, a decir del mandatario estatal cuenta con títulos y cartas credenciales que demuestran su preparación ya que es Doctor en Sociolingüística por la Universidad de Essex (Reino Unido), Maestro en Educación Superior y Licenciado en Lingüística Aplicada por la Universidad Autónoma de Tlaxcala. Así mismo, es profesor-Investigador y coordinador del Posgrado en Política y Acción Pública del Centro de Estudios Políticos y Sociales de El Colegio de Tlaxcala.

Ha escrito y publicado, en México y en el extranjero, diversos artículos, capítulos de libros y libros en materia de educación, sociolingüística educativa y análisis del discurso; y ha realizado estancias de investigación en las universidades de Hawaii, Magdalena en Colombia y de Málaga en España. Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores e integrante asociado del Consejo Mexicano de Investigación Educativa; pertenece a la Asociación de Estudios Latinoamericanos y a la Asociación Francófona de Investigación Científica en Educación. Condujo el Programa de televisión “Educación-Acción” para la Coordinación de Radio, Cine y Televisión de Tlaxcala (CORACYT), y fungió como comentarista y analista político en una radiodifusora local.

Sin embargo, su experiencia en las filas del magisterio tlaxcalteca es nulo, desde hace cien días se ha dedicado a realizar reuniones para que su personal lo conozca, además de recorrer las escuelas, dice que para conocer sus necesidades.

En sus recorridos va a constatar que se han robado las pantallas de la Enciclomedia que puso en marcha a nivel nacional en Tlaxcala el ex presidente Vicente Fox y que no hay señal de internet para que funcione el programa de “México Conectado”.

Directivos, administrativos y sindicalizados en cada reunión lo conocen, mientras el funcionario promete mejorar las condiciones laborales; pero no dice la manera en que se van a realizar esos cambios y con qué recursos.

Es la hora en que no hay señales de vida del Instituto de Profesionalización Docente que anunció el Gobernador Mena, ni de la inversión para su construcción y mucho menos de la forma en que se va a administrar o el personal que lo va a integrar.

Camacho Higareda no resuelve las carencias, no habla de presupuestos para integrar a esos más de 22 mil trabajadores al servicio de la educación en todos sus niveles que conforman los sindicatos magisteriales de las secciones 31 y 55 del SNTE, o de algunos independientes como el “Justo Sierra”.

De entrada, el Gobernador Mena fijó los ejes de su gobierno sobre seguridad, empleo mejor pagado, salud y educación, además de realizar foros que a la fecha no han aterrizado en un Plan Estatal de Desarrollo.

Mientras tanto, la calidad educativa no es muy diferente en los sistemas privados o públicos, con sus excepciones. Unas cuantas son buenas o excelentes. Pero la inmensa mayoría se desempeña con muy baja calidad, o séase, escuelas “patito”.

Al interior de la SEPE-USET crecen los cotos de poder de directivos y hasta de subdirectores, contralores y contraloras, quienes al no ver movimiento revitalizan sus mini parcelas de poder por los cuatro años y tres meses que le restan a esta administración.

Es el caso del sector de escuelas secundarias técnicas, sobre todo en Apizaco, en la colonia “Las Lomas”, donde por ejemplo los directores ya afilan los colmillos para el cobro de cuotas para “el arreglo de salones” a los alumnos de los tres niveles.

La imposición de la cuota es de sesenta pesos y tienen los directores el cinismo de pedir que los padres de familia paguen esa cuota “en abonos chiquitos” de aquí a lo que resta del ciclo escolar. Son cientos de alumnos los que van a pagar por sus documentos.

Los afligidos padres de familia solicitan la intervención de las autoridades para que investiguen estas cuotas y se realice una auditoría a cada una de las escuelas, sobre todo a fin de cursos para evitar los abusos de los directores y sus incondicionales.

Por otro lado, los diputados de la LXII legislatura local aprobaron el dictamen que prevé un gasto para el primer año del periodo constitucional del gobernador electo, Marco Antonio Mena Rodríguez, de 17 mil 51 millones 457 mil 400 pesos, de los cuales 753 millones de pesos corresponden a recursos fiscales, 115 millones son ingresos propios y 16 mil 183 millones son recursos federales.

Educación es el rubro más importante. Se le otorgó 52.67 por ciento del presupuesto total, seguido de Salud con 13.85 por ciento. Lo que significa que esos dos rubros se llevan el 66.52 por ciento. Esto determina que las prioridades estén ubicadas en el desarrollo de capacidades.

Lo que no se ha dicho es que las partidas presupuestales de la federación las dejó etiquetadas el anterior secretario de educación, Tomás Munive Osorno, de tal forma que el sector educativo de Tlaxcala es un tamal envuelto en mil hojas.

Menos se menciona que los remanentes de obra, como son la construcción de aulas multimedios las siguen operando las mismas constructoras que durante seis años realizaron esta labor, sin cambio aparente alguno por el momento.

Otro aspecto es que los maestros se quejan porque las laptop que les ha entregado el gobierno vienen defectuosas, y al comparar los precios en el mercado, con factura en mano se constata que una de ellas fue valuada en más de diez mil pesos, mientras que su precio real no pasa de cinco mil.

A decir del propio personal administrativo de la dependencia, “no hay margen de maniobra para Marco Mena y Manuel Camacho Higareda, los dejaron atados de manos y no pueden hablar de obras o de movimientos espectaculares”.

Si acaso será hasta el 2018 cuando comiencen a operar, mientras la realidad es que la educación en Tlaxcala depende totalmente del gobierno de Enrique Peña Nieto y del dinero que manda y maneja el magisterio de Tlaxcala.

Se puede afirmar que lo más destacado del magisterio tlaxcalteca en estos primeros 100 días, fue la presentación de la cantante Alejandra Guzmán, quien se presentó en el festival de las madres maestras, mientras se suspendía clases dentro y fuera del calendario.

Día del Trabajo, el 5 de Mayo, los días de la Madre y del Maestro significan al menos cuatro puentes y la suspensión continua de clases para los alumnos de todos los niveles en Tlaxcala, que en el mes en curso reciben menos de quince días efectivos de clases.

En Tlaxcala se la viven en pura pachanga.

CNTE Y MBM NEUTRALIZADOS

Marchas, plantones, declaraciones, enfrentamientos y agresiones son escenificadas desde hace años en Tlaxcala por la disidencia magisterial del Movimiento de Bases Magisteriales (MBM) y la representación estatal de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Seis integrantes de la CNTE se manifestaron tibiamente y hasta con vergüenza el pasado 1 de mayo, mientras que por el MBM llegaron cinco y hasta en una de sus mantas exigían solución a Mariano González Zarur, en total incongruencia con los tiempos.

La última de sus agónicas pataletas fue que organizaciones docentes y de jubilados conformaron el Frente Magisterial y Popular de Tlaxcala, a través del cual buscan cambiar las políticas públicas “de un régimen agotado” y que se abrogue la reforma educativa impulsada por el gobierno de Enrique Peña Nieto. Un intento de unir a los diversos grupos de profesores disidentes en la entidad en una causa común, tras la división que se generó hace por lo menos cinco años en el Movimiento de Bases Magisteriales de Tlaxcala (MBMT).

Es claro que en estos cien días de gobierno han guardado silencio las lideresas Citlali Ortiz Cano, integrante del Movimiento Magisterial Tlaxcalteca (MMT), lo mismo que Fabiola Bernal Angoa del Consejo Central de Lucha (CCL) de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Lo mismo que Reyes Rojas Cruz, secretario del MMT; y también forman parte el Digno Movimiento de Bases Magisteriales de Tlaxcala (DMBMT) y docentes jubilados, quienes sin mayores explicaciones a los tlaxcaltecas han bajado sus banderas, mantas y pancartas para guardar un silencio sepulcral.

Calladitos se ven más bonitos.

CIEN DÍAS DE LUCHA DE LA FENERRR

El Día del Amor y la Amistad, el 14 de febrero, alrededor de 200 estudiantes de la Federación Nacional de Estudiantes Revolucionarios “Rafael Ramírez” (FNERRR), se manifestaron en el Congreso local para solicitar la intervención de diputados en busca de solución a sus demandas.

El representante de la Fenerrr, Yorbelín Montalvo dijo que debido a la falta de respuesta por parte del gobierno este día iniciarán un plantón indefinido frente a Palacio de Gobierno a fin de obtener respuesta a sus demandas.

Señaló, que desde hace más de cinco años han solicitado al gobierno estatal el reconocimiento de las claves de las escuelas y la legalización del terreno para la construcción de una Casa del Estudiante. “Sabemos que el 22 de diciembre llegó el recurso, pero en el gobierno de Mariano González ya no se ejecutó”, indicó.

En ese sentido, solicitaron la intervención del Congreso, para dar solución a sus demandas. Montalvo Solano también pidió al gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez que atienda sus peticiones de forma personal, “que él mismo nos atienda, que nos diga cuáles son las soluciones o por lo menos las alternativas que nos pueda dar”.

Agregó que desde la semana pasada pidieron al secretario de Educación Pública, Camacho Higareda, exponer sus soluciones, mas no han tenido acercamiento. “No hay intenciones de querer resolver o por lo menos nosotros no lo vemos”, recalcó Montalvo.

Denunciaron que el presidente de Tequexquitla ordenó el desalojo de los estudiantes de los edificios que ocupaban en tres escuelas de las comunidades La Soledad (Carmen Tequexquitla), Chapultepec (Huamantla) y San Lucas Cuauhtelulpan (Tlaxcala).

Por otra parte, también señalaron que los estudiantes de la casa de estudiantes Tlahuicole que alberga a jóvenes que están en la UAT o la UPT, apoyados por diputados federales del Movimiento Antorchita consiguieron recursos para construir la casa de estudiante en Tlaxcala, pero a la fecha el gobierno local mantiene el dinero en su poder sin que los destine para lo que fueron etiquetados.

Ya el secretario Manuel Camacho Higareda ha sostenido al menos cinco reuniones con los líderes de la Fenerrr, pero no hay acuerdos, mientras se mantiene el plantón y se realizan marchas como la del martes 9 de mayo, cuando llegaron estudiantes de entidades como Puebla, Veracruz, Estado de México, Guerrero e Hidalgo, quienes marcharon por las calles de Tlaxcala capital para culminar con un mitin frente al Palacio de Gobierno y un festival del Día de la Madre. Los estudiantes fueron transportados desde sus estados a bordo de autobuses ya que recibieron de quién sabe quien, la orden de hacer ruido en Tlaxcala.

Comentaron que todo apunta al 2018 y que el plantón seguirá y las marchas también, porque esa es la instrucción.

Total que su pleito es por las tres claves, que de soltarlas el inexperto Manuel Camacho tendría que pedir más presupuesto porque de su respuesta depende que otras “fuerzas” como la de los maestros disidentes le entren al negocito de las escuelas particulares con mantenimiento de recursos oficiales.

Al fin y al cabo que si la Fenerrr se sale con la suya, significa la basificación y entrega de recursos para escuelas surgidas fuera de toda planeación, tal y como funciona nuestro sistema educativo estatal…

¡O que demuestren lo contrario!