output zjvPIc
facebook icotwitter icoyoutube icorss ico
updated 5:28 AM UTC, Apr 24, 2017
Noticias:

“Jackie” la Senda de una Primera Dama

El director chileno Pablo Larrain estrenó en 2016 el filme Jackie donde enfoca una particular intersección histórica de los Estados Unidos: el asesinato del presidente John F. Kennedy. No obstante, su perspectiva fílmica no se interesa en hacer un recuento de los hechos tanto como observar a la Primera Dama afrontar esos primeros momentos en los que la tragedia y la incertidumbre personal se convierten en el duelo y la perplejidad de un país.

Jaqueline Kennedy fue siempre asociada al glamour y considerada como la creadora de un sofisticado estilo, fue también una mujer brillante que supo posicionar la figura de su marido hacia la posteridad. Con bien escogidas palabras pudo asociarlo con Camelot, la leyenda artúrica que él disfrutaba en su versión de Broadway. El presidente esbozado como hombre se convierte en leyenda.

El legado de la señora Kennedy, que parecía limitado a la frívola remodelación de la Casa Blanca, fue visto después como el metódico rescate del “palacio de la democracia” estadounidense, negligentemente abandonado por décadas. Siguiendo el ejemplo de lo que en su momento hizo Mary Todd Lincoln, Jackie invierte en el lujo y el engalanamiento. La congresista Pat Schroeder dijo en algún momento que esta restauración simbolizó algo mucho más profundo: “haber logrado que los americanos se detuvieran a pensar en su historia y que si no comenzaban a preservarla la perderían.”

Jackie Movie 2016

El filme de Larrain sugiere todos estos detalles al recrear, documentar e idear el punto de vista de Jackie. Toma como elemento medular la entrevista que le hizo Theodore H. White para la revista Life una semana después del fatídico 22 de noviembre de 1963. Vemos a una mujer que intenta reponerse del shock de ver morir a su esposo con la cabeza deshecha en su regazo: tiene que asumir el hecho de que su papel en la historia llega a un abrupto punto final. James A. Garfield, William McKinley fueron presidentes que (al igual que Lincoln y Kennedy) se suman a la lista de presidentes asesinados pero pocos recuerdan sus nombres. Y esa fue una gran preocupación para la Primera Dama.

Otro recurso interesante del filme es el documental dirigido por Franklin James Schaffner, mismo que Larrain utiliza para mostrar a una Jackie nerviosa y de sonrisa tímida caminar por la Casa Blanca mostrando las mejoras y restauraciones fruto de sus investigaciones personales. Un detalle superfluo pero que manifiesta la naturaleza sensible y visionaria de una mujer educada para ocultar su inteligencia.

Natalie Portman rescata los rasgos más característicos de la Primera Dama: su andar delicado, el tono de voz aniñado y cándido (que fue incluso criticado en su momento por Norman Mailer), pero que también demuestra su resolución de carácter. Jaqueline Bouvier (su nombre de soltera) nació en 1929, año difícil para la economía de los Estados Unidos. Fue educada como una aristócrata y a comportarse como tal. Fue tan importante en la proyección del gobierno de Kennedy en el extranjero en aspectos tan sutiles como hablar en el idioma de sus anfitriones y todos estos rasgos son captados por la actriz.

Larrain es un director que se ha caracterizado por combinar indiscriminadamente realidad con ficción, como en dos de sus películas más destacadas. En su filme No (2012), interpretado por Gael García Bernal, habla de la campaña publicitaria que le dio puntapié a la dictadura de Pinochet. El filme fue galardonado en el Festival Internacional de Cine de Berlín y obtuvo una nominación al Oscar como mejor filme extranjero. En 2005 estrenó El Club, filme controvertido que habla de los abusos de la iglesia Católica, con el que consigue varios premios internacionales y una nominación al Globo de Oro. En ambas películas importa el hecho histórico en tanto que apoya a la construcción de un conflicto atípico, una narrativa que sin esa circunstancia no se lograría.

jackie2016 01

Sin embargo, en Jackie el filme no es una historia que se narre por sí sola: pide a quien la vea tener a la mano varios elementos histórico y quizá ahí radique su éxito en la crítica, sobre todo si pensamos en el momento político actual donde el papel de las Primeras Damas ha vuelto a cobrar relevancia en tanto su apariencia física, su uso de la moda y elegancia, así como una determinada conducta moral y un propio carisma personal.

La figura de la Primera Dama es también una capital del presidente, una pieza más en el de ajedrez de la política. Pero en el caso de Jackie, ella supo cerrar el su ciclo de esposa con su propio sello: colocando a su marido casi como un héroe, reponiéndose a la observación pública, a la muerte de dos hijos nonatos y a la crianza de dos hijos pequeños. Una empresa en donde otras mujeres quizá se quebrarían o perderían la cabeza. Como Mary Lincoln.

En “Jackie” el director chileno se aventura a narrar la historia de un personaje tan conocido como misterioso, tan comentado pero de quien se sabe muy poco de su esfera personal. No obstante, el filme solo dibuja algunos aspectos de Jackie y no consigue los claroscuros que el personaje merece. John y Jackie fueron una pareja idealizada y el filme no logra (o no busca) descorrer ese velo. La falta de contrapuntos sumerge este largometraje en un solo estado de ánimo pesado y depresivo, pero logra exponer el afán de una mujer frente a la tragedia: dejar un legado.

Más en esta categoría: « Egon Schiele y el Cuerpo Como Mensaje