output zjvPIc
facebook icotwitter icoyoutube icorss ico
updated 1:10 AM UTC, May 24, 2017
Noticias:

Una de Mujeres: las Matriarcas Herrera Saavedra de Nepocualco

  • Escrito por Xavier Quiñones
  • Publicado en LOCALES
Familia Hertrera Saavedra, de Nepocualco. FOTOS: Antonieta Durán. Familia Hertrera Saavedra, de Nepocualco. FOTOS: Antonieta Durán.

-Croniquilla de un Encuentro Inesperado con Cinco que son una-

UNO

Saliendo del foro las vemos sentadas en un escalón y un asiento de la calle, tejiendo la sonriente.

Tres mujeres que después supimos se llaman María (la mamá), Marcelina Caridad (la hermana mayor, la tejedora) y Josefa.

Después se agregarían, por separado, Silvina y Timotea, las menores.

No son de Ixtacuixtla pero vinieron juntas. Son del municipio, eso sí: nativas de San Juan Nepocualco, donde María Saavedra unió su vida a la del tlachiquero Felipe Herrera hace tres cuartos de siglo.

Nos damos las manos –inesperadamente cálida la matriarca casi ciega- y sin saber cómo ya estamos charlando.

89568

Primero eran tres.

DOS

A sabiendas de que somos reporteros nos cuentan entre todas un jirón de sus vidas que en parte son una misma.

Algo en común es el sexo o género: a María la hicieron abuela puras mujeres. No saben lo que es tener un hermano hombre.

De familia pulquera -tal vez sigan ejerciendo el oficio- fueron prolíficas mamás. Las hermanas suman 14 hijos que son nietos de María.

Maricela se casó en 1960, tiene 5 hijos, 17 nietos y 10 bisnietos; Silvina, casada en 1970, 4 hijos y 3 nietos; Timotea la menor, de 62 años y matrimoniada en 1975, 2 y 4. Josefa, que tiene 3 hijos, nunca se casó.

Otra cosa en común es su aspecto humilde.

Y otra más, su amistad ganosa de reír que estalla en carcajadas mientras conversamos en una calle de Ixtacuixtla.

e3t

 

Luego cuatro.

TRES

Al sesgo de género del matriarcado Herrera Saavedra se agrega otra cosa en común a la madre y las hijas: son viudas todas y cada una.

Los maridos adelantaron el viaje final y dejaron solas a María, Marcelina Caridad, Josefa, Silvina y Timotea.

-Aquí parece haber gato encerrado –opina el Sherlock que hay en mí.

Se miran entre sí. Luego ríen como si ante algo graciosísimo. Se retuercen del chiste las hermanas y hasta la anciana madre dibuja una sonrisa en su rostro enjuto.

-¿Los extrañan? –insisto.

-¿Nos ve tristes? –coinciden a coro dos o tres hermanas.

Vuelven a carcajearse.

Se ven contentas.

Hermanas al fin.

b455

Menor y mayor.

EPÍLOGO

Ya nos despedimos y deseamos suerte.

La tarde es cálida, reverbera el sol en un cielo límpido.

Mientras caminamos sigo pensando en las mujeres Saavedra y Herrera y caigo en cuenta de que mañana es 8 de marzo.

rey457y6

Una familia muy unida.

Me hicieron acordarme de las otras mujeres, de las indóciles de siempre.

Las juanasdearco, las hechiceras, las sorjuanas, las cleopatras, esas tan distintas de las demás, acaso un poco más solas pero también más libres.

Luego, ya en la carretera, me sonreí con ellas.

Modificado por última vez enMartes, 07 Marzo 2017 22:14